Golpe de Estado Silencioso

“Golpe de Estado silencioso” (Revista Proceso, 27 de noviembre, 2016)

Salvador Cienfuegos, Enrique Peña Nieto y Vidal Soberón
La intromisión de las fuerzas militares en la vida política y social del país ha llegado a extremos intolerables que ponen en riesgo tanto la institucionalidad democrática como la soberanía nacional. Hoy atestiguamos el equivalente a un golpe de Estado subrepticio y silencioso. Si la sociedad no detiene la militarización rampante, Los Pinos pronto podría ser ocupado por un general.
El Partido Revolucionario Institucional (PRI) ha presentado en la Cámara de Diputados una iniciativa que para una nueva Ley de Seguridad Interior, que tiene el objetivo de normalizar la participación inconstitucional de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública y de control social interno.
La aprobación de esta iniciativa implicaría una transformación radical en el papel de los militares en la vida nacional. Normalmente, los soldados solamente pueden participar en asuntos de “seguridad nacional”. Y el artículo 129 de la Constitución es absolutamente claro: “En tiempo de paz, ninguna autoridad militar puede ejercer más funciones que las que tengan exacta conexión con la disciplina militar”.
Sin embargo, la propuesta del Diputado César Camacho Quiróz, en cumplimiento de órdenes giradas por Enrique Peña Nieto y el Secretario de Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, habilitaría a los militares para involucrarse también directamente en asuntos de “seguridad interna”. Y este concepto lo define de la manera más abstracta y general: cualquier asunto que “ponga en peligro la estabilidad, seguridad o la paz pública”.
Con la nueva ley, los militares ya no se dedicarían exclusivamente a defender el territorio patrio y a suplir a las autoridades civiles en casos de emergencia, sino que se transformarían en responsables permanentes del “orden” interno y, por lo tanto, en una fuerza política pluripotenciaria y autónoma capaz de intervenir por voluntad propia en casi cualquier momento. Es decir, se autorizaría formalmente la persecución castrense de la oposición política y los movimientos sociales en todo el país…
SEGUIR LEYENDO AQUÍ

Benditas Derrotas

A noviembre del 2016. Chihuahua, Chihuahua.

benditas-derrotasBenditas Derrotas

Por: ex-Tarikles

Según la Real Academia Española (RAE) derrota[1] significa, acción o efecto de derrotar o ser derrotado. Se ha insistido que una derrota también puede ser entendida como lo contario de un triunfo o ganancia. De tal suerte, se insta alejarnos de lo malogrado. Una derrotada o derrotado derivado en participio del infinitivo derrotar, igualmente es visto como un adjetivo que califica a quien anda con vestidos deteriorados o raídos, vencido en ánimo o deprimido[2]. En otras palabras, marginal.

Las lágrimas al perder a un ser amado o alguna situación querida no resultan del todo perniciosas, por el contrario, se convierten en una especie de canal con drenado de emociones y ásperas situaciones. Aunque el lagrimeo ocular se puede presentar en sobrexcites tanto de pérdida como de ganancia y júbilo, así como en cualquier leve accidente derivado del viento o roce imprevisto, no resultan sinónimos el lagrimear que el caer en llanto. El llorar puede venir desde una simple reacción a un dolor causado o algo más complejo, alguna comunicación no necesariamente verbal para obtener algún proceder simpático a cambio. A la fecha existen múltiples diferencias culturales y sociales que pretender explicar por qué algunos seres lloran más que otros. Existe aún la vieja idea de que no existe ninguna otra especie que pueda derramar lágrimas emotivas. La pregunta ¿por qué lloramos? Sigue en mucho irreflexiva para la sociedad, pero en su mayoría sigue siendo calificada como derrota.

Si nuestros ojos rosan con polvo o alguna basurita, se asume un admirable sentido que lágrimas se derramen ¡Deben salir! Sólo de esta manera el líquido eliminará la injusta. Empero, cuando la molestia no es explícita y su rastro físico tampoco evidente, la situación se turna confusa. Pregona como directriz la idea de creer que el llanto es usado para atraer la atención, con mayor énfasis en la infancia. De ahí surgen preguntas como: ¿qué emoción hace correr a personas para ayudar a otras? A la fecha las lágrimas ofrecen una manera de expresar una emoción, genuina o no. Considerar a las emociones como reflejos antes del pensamiento racional, se ha puesto en duda. Reacciones fisiológicas como el estrés o irritación pueden ser precondición para hacerse más consciente cognitivamente en emociones como el miedo, la tristeza, la felicidad o la ira. Es conocimiento universal saber que las personas se sienten mejor después de llorar, es medible desde el comportamiento de algunas hormonas. El sentimiento de impotencia regularmente explica por qué la gente llora; por ejemplo, alguien puede llorar después de recibir noticias especialmente alegres, claramente porque la persona se siente incapaz para influir o manejar sus emociones en los acontecimientos que estén ocurriendo.

Al desgarrarnos, al perdernos en las derrotas, al ser disipados, quebrados y destrozados por completo sólo nos queda un camino, volver a empezar. Sin la derrota no conoceríamos el triunfo, no obstante concurrimos en negar el camino de la derrota. En el descalabro se conciben emergencias que jamás se presentan en el triunfo. De ahí, el decir común de que las derrotas son dolorosas…, cuando la monta que desembolsas por el saber penetra hondo, allí donde más duele, es quizá posible sostener que la derrota nos dejó algo. Resulta precisamente del dolor por el fracaso, lo que te sumerge en una conciencia que no tienes en la victoria.

Otras Notas:

http://web.archive.org/web/20081202100635/wendyzukerman.wordpress.com/2008/11/02/why-do-we-cry/

http://www.theage.com.au/articles/2003/08/27/1061663846142.html

[1] http://www.wordreference.com/es/en/frames.aspx?es=derrota

[2] http://dle.rae.es/?id=CJUWx2f

Riot Police & National Guards vs Water Protectors

Seeing so many people stand together for a great good is something I am proud to witness and share. 10% of what we raise will go directly towards areas or groups at camp that we believe in and whom could strongly benefit from those resources.

Thank you so much for your support. A friend recommended a suggested donation of whatever you may make in one day. I feel comfortable calling upon my community with that request, and also sincerely grateful for anything you choose to offer.