ANÁLISIS SEMANAL 07 al 12-01-13

Kantolibre No. 12

Para darle la bienvenida al 2013 con la edición No. 12 de KANTOLIBRE presentamos estos dos trabajos, el primero de su servidor como una explicación de lo que son los megaproyectos en específico en Oaxaca y el otro una aportación de mi amigo Tarikles desde Chihuahua donde nos da un esbozo de la realidad en este sufrido estado y las amenazas que se ciernen con el regreso del PRI a los pinos.

Gracias por seguir con nosotros y gracias por su apoyo a este medio.    

LOS MEGAPROYECTOS EN OAXACA.

Peña de muerte. Por: Tarikles

LOS MEGAPROYECTOS EN OAXACA.

 

Para hablar de los megaproyectos primero tenemos que explicar que son, les explico:

Los megaproyectos como podrán ver son proyectos de gran impacto y con una gran inversión en su mayoría de empresas extranjeras mejor conocidas como transnacionales; estas son: mineras como las de San José del Progreso o Calpulálpam , hidroeléctricas como la de Cerro de Oro, proyectos eólicos como los del Istmo, los supermercados Aurrera de Wal-Mart que se encuentran invadiendo las principales ciudades del estado, presas como la de Paso Ancho y Paso de la Reina, también se considera en esta caracterización a las redes carreteras y tal vez la más emblemática en Oaxaca sea la del libramiento Sur.

Hay algunos más como el proyecto del centro de convenciones que se pretende construir en donde fue la terminal del ferrocarril y donde actualmente se encuentra el Museo del Ferrocarril, y algunos más que tienen que ver con los recursos naturales como podría ser el intento de las empresas productoras de maíz de iniciar la siembra de transgénicos de manera legal ya que desde hace por lo menos 5 años se tienen evidencias que ya lo han hecho de manera ilegal.

Esta política del estado mexicano no es propia o única del país es más bien una política mundial que se conoce como capitalismo, un sistema que ya tiene varios siglos y que ha ido mutando en diferentes etapas tal vez la última sea la conocida como neoliberalismo que incluso algunos analistas dicen que ya ha terminado y estamos en otra que aún no se ha bautizado.

Este sistema mundo también tiene repercusiones en rubros que eran intocables como la salud y la educación que ante la crisis mundial se ha tomado la decisión desde las instituciones financieras internacionales (Banco Mundial BM, Fondo Monetario Internacional FMI, Banco Interamericano de Desarrollo BID, etc.) y por supuesto una estrategia sin tregua para terminar de explorar y explotar los recursos naturales que se encuentran principalmente en zonas indígenas como las de Oaxaca.

En México desde hace más de una década se inició un proyecto llamado Plan Puebla Panamá PPP que por la resistencia de los pueblos y la debilidad de los gobiernos federal y estatal en ese momento dominado por el PRI se logró frenar pero con la llegada de la derecha (PAN) se reactivó el PPP ahora con el nombre de Plan Mesoamérica.

En Oaxaca al llegar la alternancia, después de 80 años de priato, en la figura de un político multicolor –por su afinidad partidista- se proyectó de manera particular un plan para el estado llamado Proyecto Platino.

El Proyectó Platino consta de lo siguiente:

  1. PROYECTO PASO ANCHO
  2. PROYECTO PASO DE LA REYNA
  3. LA VÍA MITLA-TEHUANTEPEC
  4. LA SUPERCARRETERA BARRANCA LARGA-VENTANILLA
  5. EL LIBRAMIENTO SUR
  6. EL CIRCUITO INTERIOR Y MOVILIDAD Y TRANSPORTE PARA LA CIUDAD DE OAXACA
  7. CIRCUITO DE 22 MUNICIPIOS CONURBADOS.
  8. UN PENAL DE ALTA SEGURIDAD AL SUR DE OAXACA –EL CUAL ES UN PROYECTO DEL GOBIERNO FEDERAL-
  9. LA EDIFICACIÓN DE CINCO POLIDEPORTIVOS
  10. RELLENOS SANITARIOS
  11. DESARROLLOS HABITACIONALES
  12. UN CENTRO CULTURAL Y DE CONVENCIONES
  13. EL PROYECTO INTEGRAL DEL ISTMO DE TEHUANTEPEC.

A estos 13 megaproyectos le agregamos 366 concesiones mineras en el estado donde una tercera parte de ellas están en valles centrales, este dato es hasta finales del 2011 así que  hoy día el número ya será mayor.

No es coincidencia que en estos lugares se encuentren problemas de límites y agrarios que en su mayoría son alentados por los propios gobiernos para poder justificar la militarización de las zonas.

Y por supuesto que esto ha originado que sean estos los puntos rojos en el estado donde en este momento se encuentra la lucha de resistencia ante el despojo de su territorio.

Ahora usted ya sabe que lo que pasa en diferentes zonas y en los diferentes sectores geográficos y sociales está ligado desde una visión más allá de nuestras fronteras y que si estamos en la misma idea de defendernos de esta política rapas no hay otra que la de la organizarnos para defender lo que es nuestro.

Peña de muerte

Por: Tarikles

 

El Gobernador del estado de Chihuahua, Cesar Duarte, se refirió en favor de la “pena de muerte

Según el Diario de Chihuahua, con fecha del tres de diciembre del 2012[1]; “El gobernador César Duarte Jáquez propuso que la reforma a los códigos penales del país incluyan la pena de muerte a secuestradores que asesinen a sus víctimas”. Lo declaró posterior a los violentos enfrentamientos que se dieron en la toma presidencial del 1º de diciembre.  ¿Cómo leer dichas declaraciones? Cesar Duarte muestra apoyo incondicional al actual Peña Nieto, por el uso excesivo de la fuerza pública en la toma de poder del 1º de diciembre, así como en la intentona de legitimar, por medio de la violencia, de nuevo al PRI en la presidencia del país.

Los registros históricos acerca de la aplicación de la pena de muerte, como “método punitivo”, en lo que pudiéramos llamar historia de la humanidad, debió habernos dejado como mínimo una lección. Primero que nada, que en la “aplicación legal y justificada” de la pena de muerte siempre sucede lo que desde tiempos registrados como la edad media relatan: los excesos. O mejor escrito, siempre estaremos, al final de cuentas a voluntad, del juez. Es fácilmente identificable, entre quienes le han dedicado tiempo de estudio al tema, la posición en donde la pena de muerte ha dejado palpado en libros, enciclopedias y almanaques que, cuando se recurre al método, se responde más a intenciones del tipo político; crear terror y miedo en grupos humanos y poblaciones especificas.

La pena de muerte implica la repugnante necesidad de crear el oficio del verdugo

No sólo la cárcel vitalicia, como lo propuso y lo aprobó su gobierno, sino la pena de muerte a quienes cometan el delito de secuestro agravado, que es cuando el plagiario cobra el rescate y luego mutila y/o da muerte al secuestrado (…) Yo me iría más allá, creo que el secuestro agravado debe plantearse con pena de muerte”, continuó el mandatario, según relataba el periódico.

En los pueblos, que se nombran o pretenden ser educados, que indistintamente entrarían en el término democrático, la existencia (el sólo vivir), la vida como tanto pregonan los religiosos, significa el bien supremo por excelencia. Se insiste, incluso, que entre las poblaciones prosperadas, (de “prosperidad”), la tortura y/o mutilación, inclusive la humillación pública, a modo de castigos, por su carácter manifiestamente cruel, inhumano e ignominioso, tienden a rechazarse. La pena de muerte es aún peor, cualesquiera que sea la técnica con la que se ejecute, produce invariablemente un extremo sufrimiento psicológico y social. Espanto, pánico, angustia, ansiedad, depresión, inclusive desarrollo de ideas suicidas, y todo ello durante años, son sólo algunas de las tantas secuelas registradas en estudios e investigaciones en torno de la también conocida, pena capital. No sólo son digeridas por el inculpado antes y durante la ejecución, sino también por sus familiares, allegados e incluso son síntomas presentados en sus ejecutores como guardias y carceleros aledaños a la ejecución.

Es un código planteado ante una emergencia que vive la nación en materia de seguridad”, añadió el mandatario.

“Duarte Jáquez consideró que la propuesta del presidente Enrique Peña Nieto, de unificar criterios en torno a los códigos Penal y de Procedimientos Penales de todo el país evitaría que los presuntos delincuentes se beneficien de las contradicciones jurídicas para que en la última instancia se les otorgue la libertad”; agregaba la nota periodística chihuahuense.

El estado fue cimentado hacia el amparo de la vida e intereses comunes, a según del grupo o comunidad que se hable. Y si nos apuramos, diría el charles-Ton (un compatriota radicado en el defeño), debería extenderse al amparo de la vida, no sólo de un determinado grupo, sino de la humanidad en general. Conceder al Estado la posibilidad de matarnos, aunque “exclusivamente” sea en decretados incidentes, fragmenta la primicia de la intangibilidad de la existencia humana. Es de muchos conocidos, que ante el mismo delito cometido, los acusados con mayor capacidad económica suelen poder evadir la “justicia”, gracias a permitirse ajustar agentes más diestros y comprometidos con su caso. Los pobres, ignaros o con contrariedades cerebrales y los socialmente segregados poseen el doble de riesgos de ser condenados a morir. ¡La existencia de la pena de muerte supone aceptar que necesariamente habrá un cierto número de personas inocentes que serán ejecutadas!

La pena de muerte no es justicia, sino venganza

Aunque el deseo de venganza sea sensiblemente patente, o incluso, perdonable, no podemos brincar de ahí, a que se pueda basar un sistema de “justicia” criminal en un Estado de Derecho. Aplicar, como llaman, la prehistórica Ley del talión (ojo por ojo, diente por diente), significa, por principio, regresar a periodos en donde el estado pueda perseguir y matar, sólo por nombrar dos de los más emblemáticos, a judíos y tártaros. Aceptar por el Estado que la muerte logra ser una pena “apropiada” y “legítima” socorre a enaltecer la aprobación social de desquites privados y generalizar el uso de la violencia.

De cierre

Actualmente, en este país, existe el derecho, al menos de manera formal, decíamos, de vivir y no ser asesinado por haber nacido de tal o cuál forma, en tal o cuál familia. Si bien, en el norte la guerra contra el narco ha significado lo contrario (grupos del tipo elite militar y mercenarios Escuadrones de la Muerte; llamó bien desde Juárez Gerónimo Fong), atacan a grupos de una población desarmada y desprotegida con pretexto de la guerra vs el narco. “Se pretende olvidar que han existido regímenes, como el fascismo y el bonapartismo estalinista, que simple y llanamente han significado la muerte para miles y millones, el genocidio de sectores del proletariado y del pueblo por cuestiones raciales o ideológicas…” (Un proletariado sin Cabeza, POS: 2006).

Si a Calderón le tocó el mandato de militarizar al país; al del copetín, seguramente le corresponde institucionalizar la violencia. Y la institucionalización de la Guerra contra el Narco cuadra muy bien en el proceso de pretender establecer la pena capital como método punitivo contra los que diferimos del Estado actual.

¡Fuera el Ejército de las calles! ¡No a la Pena Capital! ¡Fuera Peña de Muerte!

[1] (Fuente: El Diario de Chihuahua http://diario.mx/Estado/2012-12-03_9f25a7eb/propone-duarte-pena-de-muerte-para-secuestradores/)


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s