KANTOLIBRE 20

Kantolibre 20

ANEXO KANTOLIBRE 20

Esta semana les comparto dos textos no propios, uno es de mi amigo Tarikles desde Chihuahua integrante del colectivo LA GOTA y el otro del Centro de Medios Libres de la Ciudad de México.

Febrero 2013

Él Austerote

Por: Tarikles.

 

¡La Austeridad es un concepto para y de los burócratas!

La austeridad, según explican los políticos, tiene que ver con aquellos planes de recorte presupuestal en donde se eliminarán los gastos “excesivos”, entiéndase lujos, por una parte, y necesidades por la otra. ¿A qué gastos se refieren? Uso de celulares, viáticos sin comprobar, dádivas de proveedores para mantener la membresía del Estado, por mencionar de los primeros. Mientras que por el lado opuesto, nos referimos, al no pago de horas extras, la no apertura de plazas, no aumentos salariales, hablando de los segundos en mención. Lo que significa decir, también, el reajuste del expendio de gobierno, con el objeto, de someter la deuda presupuestaria. Las mesuras, la actitud rígida, la austeridad suelen circunscribir recortes salariales, aumento y acentuación de impuestos y gravámenes con el “justificatorio” argumento de que todos debemos ser parte de las soluciones. Así también, dichas medidas y planes, suelen venir acompañadas de una disminución de servicios así como un claro deterioro de derechos y conquistas laborales ganados históricamente. ¡Las políticas de austeridad se estilan, abundantemente, por gobiernos que tratan de reducir su malogro. Suelen sumarse al aumento de impuesto para demostrar una “continuada” solvencia fiscal a largo plazo, para tener considerados, que no contentos, a sus acreedores!

 

Chihuahua, tiene su “Plan de Austeridad”

El servicio de noticias digital, Segundo a Segundo, con fecha de publicación del 03/01/2013, menciona que existe un arreglo gubernamental, por no llamarle decreto, que instituye a según, políticas de coherencia, austeridad y norma del gasto publico en las dependencias y entidades de la administración publica estatal para el ejercicio fiscal del 2013. Ósea, un plan de austeridad, que con un pretendido “ahorro objetivo” le llamaron en el diario mencionado, se quiere atesorar un caudal de $ 403, 090, 566. 00, a través del rubro de Servicios Personales, que denomina la disminución salarial del 10% a los siguientes niveles: gobernador, secretarias, coordinaciones, subsecretarias, directores generales, directores así como a asesores técnicos y puestos homologables a los anteriormente señalados. En el argot burocrático se le puede barajar también, como ajuste de cinturones gordos, aquí la austeridad tiene que ver con la negativa por autorizar ningún consumo de alimentos y bebidas derivados de gastos de reuniones de trabajo realizados en la localidad en la que este asignada el funcionario, es decir, pagos de restaurantes, salones de hotel, audiovisuales, por mencionar los más comunes, gastos de trabajo del estado, ¡claro! salvo previa autorización expresa del secretario general de gobierno. En lo que se refiere al apartado “B”; a la letra dice, según el diario que hemos citado, “Al resto de los puestos no se otorgará incremento salarial”, que en otras palabras significa, al grueso de los puestos. Caben destacar, que lo que para unos significa, simplemente reducción de gastos honor-osos, para otros significa la no autorización para la creación de nuevas plazas, la suspensión del pago de horas extras (ja, exceptuando “únicamente al personal asignado programas sociales y funciones de seguridad pública y procuración de justicia”),  así como finalmente, no se autorizará el pago de bonos y estímulos a empleados de niveles medios y bajos.

 

¡La Austeridad es lo de hoy!

Cada vez es más fácil sostener que, debido a la recesión económica global del 2008, desde comienzos de 2009 numerosos países se vieron obligados a tomar medidas de austeridad. Mismamente, se filtra la idea de que, los planes con apelativo de austeridad, se realizan para garantizar el pago de los créditos a los acreedores gubernamentales. En menos palabras, entendemos por austeridad, a la política de recorte del expendio gubernamental rebajando gastos, por razón, de la disminución de beneficios, servicios públicos y derechos laborales.

 

A nivel internacional me sentí alegré, cuando la mismísima primera mandataria alemana escoltada por los actores de las magnánimas firmas alemanas, Merkel no tuvo otro remedio que durante seis horas soportar el asedio de los manifestantes en Lisboa el 12 de noviembre 2012. Congratuló al primer ministro de Portugal, Pedro Passos Coelho, por su “valentía” al aplicar los programas de austeridad (una “historia de éxito“), e instó al cabecilla político más impopular del país a no ceder ni un vértice en los planes de austeridad[1]. La jerarca Germánica, a pesar de tener, en sus propias narices ejemplos tan cruelmente objetivos (Grecia, España y Portugal), continuó presionando para que la multiplicación de planes de austeridad, a su beneficio. Después, en la más reciente elección presidencial, del inmediato país del norte, USA y según entendí, de José Blanco, en su artículo de opinión “la Bomba de la Austeridad”, publicada por la jornada, el 8 del primer mes del año, la situación en que se encuentra nuestro vecino país USA, no está muy lejos la actual moda de la austeridad. Se trataba de entender, que el re-elegido Obama, había logrado una victoria exigua, sobre lo que algunos analistas-especialistas, de aquél país, han denominado “precipicio fiscal”, o lo que es la misma gata pero revolcada de otra forma. No se trata de que no haya intentado jalar más hacia los planes austeros, sino que por medio de la política, en palabras de José Blanco, se le impuso no cerrar; no disminuir el gasto en los programas Medicare (sanidad gratuita para los jubilados) y Medicaid (sanidad para los pobres).

 

Ética de la Austeridad[2]

El efectivo sentido del vocablo austeridad, sólo se sabe al dedillo cuando se enlaza con la modestia. Lo modesto sería rehusar lo embrollado, desde el momento en que lo redundante nada significa.

Se perdona el pecado pero no el escándalo. Sería absurdo que, en nombre de la austeridad, renunciara un mendigo al dinero. En su verdadero sentido se llama, pues, austeridad a la modestia o predisposición a rehusar lo innecesario, y así es como generalmente hubieron de entenderlo. Que los mendigos, que los fatigados y que los resentidos prediquen la austeridad es, pues, absurdo, como también lo es que la prediquen los políticos, cuando el más alto grado de austeridad estriba, o debiera estribar, en rehusar la dieta del Estado. Si algo caracteriza a nuestros gobernantes y su clase política, no son ni la sencillez ni moderación, muchos menos el cumplimiento riguroso de sus normas mínimas.

 

¿Cuál fue la bicicleta que nos trajo aquí?

Será entonces necesario recurrir al viejo refrán que versa: “Cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar”. ¿Quiénes nos llevaron a la austeridad? ¿Quiénes nos llevaron a la Crisis del 2008? El inicio del 2013 ha tenido múltiples y variadas interpretaciones, desde las que rayan en lo mágico, místico y religioso, hasta las catastróficas e idealizantes, nos obstante todas sugieren que el mundo ha cambiado, está cambiando o está por cambiar. Una nueva era empezará, con gigantescas cantidades de capital destruidas, e inmensos contingentes de humanos muertos de hambre, literalmente hablando.

 

¡Así le decían en el barrio al primo de la vecina Ana, Él Austerote!

 

 


[1] Fuente: (Portugal: el Bloco pide un gobierno de izquierda / Dick Nichols / Sinpermiso, 9-dic-2012).

[2] Diccionario Manual de la Lengua Española Vox. © 2007 Larousse Editorial, S.L. / Diccionario de la lengua española © 2005 Espasa-Calpe.

El periodista comercial y los medios libres

por zapateandoEscribir un Comentario

Categorías: Medios libresMedos otrosNoticias y texto crítico

http://www.megafono.lunasexta.org/node/518

 

El periodista comercial busca primicias, las de los medios libres buscan que la información sea compartida oportunamente por la mayor cantidad de medios libres de tal forma que llegue a la mayor cantidad de gente posible.

El periodista comercial se da de codazos con otros durante las entrevistas, se sabe técnicas para pisar, desplazar y sacar el aire, los de los medios libres colaboran, incluso cuando no se conocen, y se saben técnicas de coordinación, colaboración, consenso y de cómo sumar a otros y otras que quieren sacar la información, para empezar los de las nuevas generaciones.

El periodista comercial considera que debe ser tratado con privilegios, la mediolibrista considera que es un privilegio compartir con otros y otras que luchan, que más gente debe poder sumarse a la lucha y que la comunicación debe dirigirse ante todo a los no convencidos.

El periodista comercial busca premios y distinciones, el mediolibrista sabe que el premio es colectivo, y es poder ver en ésta organización, en aquella mirada, en esas palabras y en aquella comunidad que el mundo nuevo ya está, y que por ese mundo nuevo vale la pena luchar.

El periodista comercial circula la versión de quien paga los contratos publicitarios de su medio, la mediolibrista difunde la versión de quienes son agredidos por quien paga el contrato publicitario de los medios comerciales y que ya se decidieron a resistir y a construir otro mundo.

El periodista comercial difunde información por un pago, el mediolibrista difunde la información por convicción, porque considera que es un deber dar los pasos para que el mundo cambie.

El periodista comercial hace trampas para obtener las respuestas que quiere, la mediolibrista es una facilitadora de que se difunda la versión de la gente.

El periodista comercial se disfraza de corbata y traje, el mediolibrista es un chavo banda, una campesina, un indígena, una punk, y los hay darketas y emos.

El periodista comercial se forma en las universidades, la mediolibrista se forma en los procesos de lucha, en los colectivos y las organizaciones populares, y cuando bien le va en los talleres de medios libres y en las escuelitas de comunicación popular, que ya por ahí andan.

El periodista comercial cree en el copyright, los mediolibristas en el cópialo y rólalo, en el corre-la-voz y en el copyplis.

El periodista comercial jamás comparte un contacto o una fuente, las mediolibristas se comparten toda la agenda.

El periodista comercial no comparte su material, los mediolibristas se comparten hasta los crudos y sus archivos históricos completos.

El periodista comercial jamás cuenta cómo resolvió técnicamente tal trabajo, las mediolibristas no sólo se lo cuentan, sino que dan talleres (gratuitos), incluso cuando no se los piden, pero sobre todo cuando la gente organizada se los pide, pensando que toda la gente debe poder tomar los medios de comunicación y tomar la palabra, no sólo algunos cuantos privilegiados egresados de las universidades que expropian las voces de las colectividades.

El periodista comercial no siente empatía con la gente que entrevista, los mediolibristas sienten solidaridad, ánimo de lucha y ansias de justicia y se les va la vida en ello: construyendo desde su campo de acción la solidaridad, la lucha y la justicia.

El periodista comercial llega comúnmente a cubrir una lucha cuando ya hay heridos, detenidos, muertos y desaparecidos, reportando para la nota roja. Las de los medios libres por el contrario estuvieron desde el principio, cuando apenas se gestaba esta o aquella lucha ó resistencia, y se quedan hasta que todos y todas quedan libres, aparecen, salen de los hospitales y aún mientras se sigue demandando justicia por los muertos, y no reportan la nota roja de izquierda, sino sobre los avances y retrocesos de la construcción del mundo nuevo. Las de los medios libres de por sí no son algo aparte o afuera de las luchas, nacen desde adentro de las luchas y forman parte de los procesos de lucha.

El periodista comercial se escandaliza cuando la gente bloquea una calle, se toma una plaza o una oficina de gobierno, cuando la gente “afectando a terceros”, se opone al despojo de sus tierras o casas, a tal megaproyecto o a la denegación de derechos, los mediolibristas celebran el bloqueo, la toma de la plaza o la oficina y saben que los de arriba ya no lo van a tener tan fácil ni llegarán muy lejos.

Cuando hay una verbena popular convocada por la gente de lucha, con baile y música, el periodista comercial se queda en la redacción, en su casa viendo el fut, o se va de colado a la fiesta de un político, las de los medios libres no sólo van a la verbena, sino que bailan hasta que se acaba, a veces hasta ayudan a recoger el equipo, para luego irse y subir la nota.

El periodista comercial cree que los monstruos de las corporaciones con sus gigantescos rascacielos y sus tráileres llenos de equipos no pueden ser derrotados, los de los medios libres de a tiro por viaje derrotan los cercos informativos que gobiernos y corporaciones les ponen enfrente. Las de los medios libres pasan con su grabadora vieja junto a un gigantesco tráiler de la televisora del momento y se ríen, sabiendo que con esa grabadora vieja y con mucha comunicación de base será derrotado el cerco informativo erigido por esa televisora. Y saben que la tarea es construir medios libres autogestionarios de abajo: radios libres y comunitarias, teles comunitarias, periódicos y revistas independientes, páginas web, periódicos murales, mantas y murales, radiobocinas, marchas informativas, asambleas informativas, teatro popular, gráfica de lucha, volantes y folletos, etc.

El periodista comercial escribe con aburrimiento mientras intenta que se acabe la jornada burocrática de hoy, las de los medios libres escriben con pasión, ríen, se enojan, conversan accidentadamente, incluyen algunas líneas poéticas en medio de una redacción muy creativa, para rematar llamando a la acción. El trabajo de los medios libres no cesa, es diario.

Las de los medios libres sueñan con el mundo nuevo cuyas raíces, tallos y ramas ya se van viendo por la lucha de muchas generaciones anteriores y de las generaciones presentes, el periodista comercial sueña una pesadilla donde despierta y el mundo viejo no está más.

Nota al pié: No dejamos de notar que hay periodistas comerciales, que trabajando adentro de las corporaciones de la comunicación se les despertó la consciencia, y van colando la información de la construcción de otra cosa: de la solidaridad, la lucha y la justicia, que luego no duran mucho ahí y los corren, pero el texto era para referirse en general a la diferencia entre el periodista comercial y las y los de los medios libres, no para las excepciones, les saludamos ahí donde estén ellos y ellas a quienes se les despertó la consciencia, luchando cada día a contracorriente de la formación que les dio ésta o aquella universidad.


Centro de Medios Libres de la Ciudad de México
¡Toma los medios, sé los medios, haz los medios!
http://megafono.lunasexta.org
http://cmldf.lunasexta.org
http://cml.vientos.info

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s