DESPUÉS DE LA PLAGA ELECTORAL

Kantolibre N° 29

DESPUÉS DE LA PLAGA ELECTORAL

Estamos recuperándonos de una de las plagas más funestas de nuestros tiempos y me refiero a las odiosas campañas electorales que como plagas vienen a acabar y arrasar con lo que queda de nuestras tradiciones, a seguir corrompiendo a la sociedad y a terminar de romper con el tejido social.

DESPUÉS DE LA PLAGA ELECTORAL

 

Estamos recuperándonos de una de las plagas más funestas de nuestros tiempos y me refiero a las odiosas campañas electorales que como plagas vienen a acabar y arrasar con lo que queda de nuestras tradiciones, a seguir corrompiendo a la sociedad y a terminar de romper con el tejido social.

Todos los partidos políticos sin excepción usan las peores estrategias llegando hasta límites tan bajos de considerar al ciudadano como un ser no pensante y estúpido al que se puede engañar, comprar y utilizar a su antojo para legitimar un proceso mentiroso donde el que menos tiene poder de decisión es el ciudadano común y que solo le sirve de comparsa.

Es cierto que ahora ya no vemos esos asquerosos tendederos de pancartas de plástico que invadían pueblos y ciudades que contaminaban no solo la vista sino el suelo y las aguas del que nadie se hacía responsable pero eso no significa un avance sino más bien cambios de estrategias y uso de materiales.

Ahora se usan panfletos y folletos de papel y cartón que también se convierte en basura (bueno basura física porque también su contenido lo es) y que además significa seguir consumiendo un producto que para su elaboración se requiere seguir con la tala de árboles.

Pero también está la contaminación auditiva y sobretodo la contaminación mental con anuncios televisivos, de radio y prensa que hablan de un mundo muy ajeno al que vivimos (recordar a foxilandia), los políticos creen que los ciudadanos somos estúpidos he incluso los promocionales del corrompido IFE hacen mofa del artesano, del ama de casa, de los jóvenes haciendo creer que todos y todas estamos interesados en sus cochinas elecciones o que nuestra vida gira en torno de eso.

Pero aunque la realidad de la que hablan los medios al servicio de este sucio sistema en el que vivimos trata a toda costa de menospreciar procesos de organización diferentes y autónomos de la gente y hace ver a quienes no participamos en su circo como irresponsables y además dejar la impresión de que somos unos cuantos, la realidad los supera.

En este pasado proceso la abstención fue mayor al 50% del padrón electoral, pero de ese 46% que fue a votar casi el 5% por ciento anulo su voto o lo hizo por un candidato no registrado pero si a esto le agregamos que hay un porcentaje muy alto de personas que no tienen credencial de elector, según los datos oficiales hablan de más del 5% del total de los ciudadanos del estado estamos hablando que el porcentaje real de la gente que voto por alguno de los partidos políticos que se encuentran en el menú electoral fue menor a 40% del total de la población en edad de votar, 6 de cada 10 oaxaqueñ@s no votaron.

Esto resultaría alarmante si viviéramos en algo mas parecido a la democracia y entonces esto significaría que las elecciones se tendría que anular ya que además si el partido que obtuvo más votos apenas paso del 30% de los votos totales en realidad cuenta con menos del 15% de apoyo del total de ciudadanos apenas 1 de cada 10 del total.

Pero decía un priista (el yoyo) “si solo un ciudadano emite su voto en una casilla con ese es suficiente para avalar las elecciones y si vota por el PRI pues este será el ganador porque los demás están denunciando a su derecho de decidir”. Aquí se puede ver lo que representamos para los políticos o para una buena parte de ellos y que en realidad no nos ven como seres pensantes.

Quiero dejar la numeraria y los porcentajes porqué además desde chico odié las matemáticas aunque nunca se me complicaron, quiero hablar de quienes son los que realmente deciden en Oaxaca, México y me atrevo a decir en nuestro mundo.

Los políticos se han convertido en una clase ajena al pueblo que dicen representar, sus decisiones no son para beneficiarlo ni legislan para él, cuando crean, reforman o derogan una ley no lo hacen pensando en sus representados lo hacen pensando en los intereses de los grandes empresarios principal y prioritariamente extranjeros.

En Oaxaca esto es muy obvio ya que es el estado con mayor riesgo de inversión extranjera para explotar los recursos naturales; minerales, viento, agua, tierra y todo lo que allí vive y crece. Esto ha estado desnudando al político y demostrando que cuando un pueblo se apone al saqueo el político que dice representarlo se pone del lado del extranjero e incluso les proporciona a sus cuerpos represivos para obligarlos a “entrar en razón”.

Pero regreso a las elecciones ya que en pueblos como en Álvaro Obregón en el istmo se han dado cuenta de esto y en este proceso electoral en un acuerdo de asamblea comunitaria decidieron no permitir la instalación de casillas, en la región de los chimalapas lo hicieron desde el año pasado y en pueblos como San Francisco del Mar, también en el istmo, la gente no salió a las urnas allí solo voto el 20% del padrón (perdón por los números otra vez).

Aunque en algunos espacios de discusión y análisis sobre la elecciones hemos discutido si la gente realmente cree en los partidos donde he dicho que si hay quien realmente cree podría ser contradictorio ya que lo que aquí escribo pudiera parecer como si el pueblo ha dejado de creerles pero trataré de dar una explicación a esto.

Es cierto que viendo los números parece que no solo se ha dejado de creer en los partidos y en los procesos sino que ya hay un desprecio pero la realidad abajo siempre será otra aunque la gente no va a las urnas esto no significa que todos y todas las que no votan están pensando que hacer y se están buscando para discutir cómo nos vamos organizar sin los partidos. Muchos están en la comodidad y en el valemadrismo que tampoco nos sirve de mucho.

Y de esos que fueron a votar y que están aceitando los engranes de la vieja máquina para seguir perpetuando este sistema actual de cosas entonces tendríamos que preguntarles que piensan ellos de la situación y si realmente creen o no en los partidos por los que van a votar.

Un compa por ahí decía, no es cuestión de creencias es en si la legitimación de un sistema podrido que sigue caminando, es el uso o el desuso del gobierno y sus instituciones porque es cierto que muchos hablan pestes de los políticos y sus partidos pero ahí están con ellos para seguir pidiéndoles o exigiéndoles pero al final estiran la mano para seguir recibiendo sus migajas, ahí están para seguir sentándose con ellos a negociar discutir o analizar como si se pudiera razonar con ellos.

Es cierto que hasta entre los propios políticos ya es de su conocimiento lo que nosotros pensamos de ellos pero si seguimos viendo ahí una posibilidad de cambio y seguimos usándolo será relevante ¿creer o no creer?

Me he extendido más de lo que esperaba y quiero terminar hablando un poco de los resultados porque he escuchado decir que el PRI ganó o el PAN se hundió o el PRD va en picada pero como dicen los presidentes de todos los partidos ganamos y tienen razón, a nivel nacional dicen que solo en Hidalgo, tierra del poderoso secretario de gobernación, se llevaron el carro completo los priistas en los demás se dividieron el pastel y aunque en Baja California hay ciertos problemas todo se decidirá en la mesa de manera justa para ellos no para el pueblo.

En Oaxaca que es lo que más nos interesa todo salió como estaba ya acordado, se repartieron los distritos, ganó la coalición gobernante la pero el PRI tendrá mayoría en el congreso local como ya estaba, se repartieron los municipios de tal manera que los dinosaurios mantuvieron sus posiciones, ahí vimos los nombres de los pistoleros Carmona Laredo en Pochutla, Tomás Basaldú en la costa, y hasta al FPR le toco su parte en Tlaxiaco y no podía quedar fuera el FALP en Nochixtlán solo como un ejemplo.

Lo que podría verse fuera de lo normal está el regreso del PRI a la capital pero fue en realidad el cumplimiento a un compromiso de Gabino Cué con el PRI de regresarle no solo la capital sino el estado, aquí se eligió el rival más débil para competir contra Villacaña y como eso no era suficiente se ocupó un comerciante de la política como es Hugo Jarquín quien entró al quite para lograr el objetivo, claro que no de a gratis.

Y así se cumplió con esta farsa electoral que no nos deja nada bueno pero que si nos debe permitir reflexionar y prepararnos para enfrentarnos a sus políticas y decisiones que van en contra de nosotr@s y a favor de los saqueadores de nuestros recursos y que nos obliga a buscarnos, a encontrarnos y a organizarnos.

KANTOLIBRE:

Espacio de comunicación comunitaria;

Independiente y autónomo.

E-mail: cantolibre75@gmail.com

Blog: kantolibre.wordpress.com

En Facebook: kanto libre

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s