LA GRAN LECCIÓN DE AYOTZINAPA, UNA DURA Y DOLOROSA LECCIÓN

marcha ayotzi 6LA GRAN LECCIÓN DE AYOTZINAPA, UNA DURA Y DOLOROSA LECCIÓN

Ayotzinapa ha sido el punto de quiebra y una sacudida de la cual no sabemos como reaccionar pero los padres, las madres y los compañeros de los 43 desaparecidos nos están mostrando el camino, su tenacidad, su fuerza y sobre todo su dignidad…

LA GRAN LECCIÓN DE AYOTZINAPA, UNA DURA Y DOLOROSA LECCIÓN

 

Hace un año en la mañana del 27 de septiembre nos sorprendió una noticia que parecía imposible creer, ya durante el día se sabría que unos jóvenes estudiantes de una desconocida escuela normal rural ubicada en la comunidad de Tixtla – comunidad también desconocida para la mayoría de la gente en este país y claro del mundo- en el estado de Guerrero llamada Raúl Isidro Burgos habían sido atacados en la noche y la madrugada de este día en el llamado “mes de la patria”.

En días posteriores los medios de comunicación al servicio del sistema capitalista y pagados por el gobierno y el narco o como ya sabemos ahora el narcogobierno hacían el trabajo de desinformación cumpliendo con su papel de confundir a la gente y sobre todo pero sobre todo tratar de criminalizar a las víctimas o por lo menos dejar la maldita semilla de la duda de que lo que les pasó fue su culpa y no la de este sistema y la enorme corrupción y descomposición de la clase política ya en plena simbiosis con el crimen organizado y dando resultado en un NARCOGOBIERNO.

El país y el mundo se conmocionó, las manifestaciones de solidaridad y rabia se multiplicaron, las manifestaciones no solo fueron callejeras, llegaron en el arte, los escritos y análisis no solo de intelectuales y académicos sino de gente común saturando las redes sociales y los espacios en los medios de comunicación libres y no pocos de paga.

El  narcogobierno de México se escudó en su coraza de cinismo y usando todos los medios a su servicio, las cúpulas de las iglesias, la prensa, la radio, sus intelectuales y claro, su mejor arma, el duopolio televisivo.

Así gracias a la enorme ignorancia de un sector de la población de este país (aquí hago un paréntesis porque aunque nos hacen creer que este sector de la población que legitima al narcogobierno en las urnas es mayoritario decirlo así trataría de imbéciles a la mayoría de los mexicanos y mexicanas y aun siento que la esperanza en que este país no ha sido enajenado en su mayoría) se construyó una “verdad histórica” que se cayó a pedazos con el paso del tiempo y que arrastró a uno de los tipos más despreciables del narcogabinete de Peña y suspirante a la sucesión presidencial, “el cansado” Jesús Murillo Karam.

Esta terrible pesadilla dentro de la larga noche le sirvió a televisa para tomar el control de la “justicia” en México y si ya venía actuando como una corte ahora recibía de premio en manos de Arely Gómez, hermana de Bernardo Gómez vicepresidente ejecutivo de Grupo Televisa, consejero y amigo cercano de su presidente Emilio Azcárraga Jean, la procuraduría.

Hace un año publiqué un texto, todos somos culpables en Ayotzinapa https://kantolibre.wordpress.com/2014/10/18/todos-somos-culpables-en-ayotzinapa/, que fue bastante polémico para quienes lo leyeron, no muchos pero no tan pocos gracias a los medios que lo reprodujeron, recibí muchos comentarios, algunos a favor y varios en contra, a un año no me retracto y lo ratifico, todos tenemos parte de la culpa por que seguimos no solo legitimando a un narcogobierno sino porque seguimos sosteniendo a este sistema neoliberal y es que no basta lanzar consignas y ponerse camisetas o membretes antisistémicos o anticapitalistas sino empezar a destruirlo pero en serio y desde su punto toral, el consumo.

Voy a hacer mención de lo que dijeron los zapatistas y los participantes al seminario de mayo allá en Chiapas y sé que a los adherentes a sexta les parece muy chido también se que a quienes no los son, no tanto. Quiero hacerlo más allá de las filias o fobias que el movimiento neozapatista provoca solo quiero decir que la tormenta que se avecina según se dijo en ese seminario ya la estamos viviendo nosotros, como parte de este pequeño colectivo que conformamos este casi invisible medio alternativo de comunicación lo estamos diciendo desde hace tiempo, no mucho porque no queremos decir que somos más chingones que los zapatistas, la llegada o mejor dicho el regreso del PRI al poder en México no fue fortuito ni fue culpa del PAN y su mal gobernar no, fue parte de un plan de las grades trasnacionales para continuar con el saqueo y la explotación no solo aquí en México sino en todo el mundo.

Lo que vemos y eso nos da mucha tristeza porque es lo mismo que ven muchos allá fuera es una tormenta que nos podría dejar sin mundo o dejar un mundo sin nosotr@s.

Ayotzinapa ha sido el punto de quiebra y una sacudida de la cual no sabemos como reaccionar pero los padres, las madres y los compañeros de los 43 desaparecidos nos están mostrando el camino, su tenacidad, su fuerza y sobre todo su dignidad tienen a este narcogobierno sin dormir y si ellos les han secuestrado su vida, los Ayotzi les han quitado su “paz” y su borrachera de lujuria y corrupción hoy los tiene en una terrible cruda pero eso es más peligroso porque este narcogobierno tiene una misión y es la de vender el país y su accionar será la de un ente sin razonamiento, ni sentimiento y sin control.

La clave ha sido siempre la organización, pero parece algo sin sentido cuando eso es lo que nos sobra, aquí en Oaxaca tenemos cientos y no exagero si digo que miles de organizaciones pero no nos referimos a esa organización donde hay quien manda, donde se busca el beneplácito de los gobernantes, o al contrario aglutinar una fuerza para chantajear al que gobierna y después cobrar por calmar los manifestantes, tampoco una organización que busque quedar bien con alguna fundación en el extranjero y hable y vista como indio para ellos y aquí los trate con desprecio.

La organización es otra cosa y eso lo tenemos que ir aprendiendo de quienes realmente lo están haciendo y están construyendo un mundo nuevo lejos de los preceptos capitalistas y esos ejemplos hay muchos, no es uno solo, no les voy a decir que el único esta en Chiapas y tampoco les quiero decir que copiemos lo que hacen ahí o en otros lados, eso es cuestión de imaginación y trabajo organizativo, mucho trabajo.

Ahí esta Ayotzinapa que con el dolor y la rabia, con un sufrimiento que corroe lo más profundo del ser no se han cansado y están cada vez más cerca de encontrar la verdad y claro, a sus hijos.

Y lo han logrado porque han demostrado que se han dado cuenta que el gobierno y eso que llaman Estado no sale del pueblo ni le sirven al pueblo, son impuestos por los ricos y poderosos, los que se sienten dueños del planeta y que de ahí no vendrá la justicia.

Esa es la gran lección de Ayotzinapa una dura y dolorosa lección y si no somos capaces de verla seguiremos siendo parte del sistema, seguiremos organizándonos para pedirle al estado y entonces seguiremos siendo cómplices de está y de las demás masacres que vengan y entonces, seguiremos siendo culpables.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s