¿Quiénes son los culpables de la descomposición del magisterio?

chepi psd

¿Quiénes son los culpables de la descomposición del magisterio?

En Oaxaca el patrón cedió todo a la sección 22, la rectoría de la educación la tomó el magisterio y así parecía que la lucha había llegado a su fin y que las condiciones para los maestros y maestras serían ahora diferentes.

Pero la corrupción de las instituciones de gobierno penetro al magisterio…

¿Quiénes son los culpables de la descomposición del magisterio?

 

¿Son 36 años de lucha? No, la lucha del magisterio inicia desde los 50’s en un contexto muy diferente al de ahora cuando aun el gobierno de esa época mantenía una política educativa supuestamente más cercana a los intereses del pueblo y no completamente neoliberal como la actual.

La inconformidad era por los raquíticos salarios y las condiciones precarias y hasta de riesgo para los maestros y maestras que tenían que llegar a comunidades incomunicadas.

La represión en, esa época, al magisterio fue brutal, cese y asesinatos de maestros hasta arrinconarlos y llevarlos al extremo de su radicalización para ahí terminarlos.

A finales de los 70’s y principios de los 80’s se dio una nueva oleada de manifestaciones magisteriales principalmente en el sur, Chiapas y Oaxaca, que lograron conformar lo que parecía ser la instancia organizativa más eficaz para democratizar el magisterio, recuperar o mejor dicho acceder a dirigir el sindicato nacional SNTE y así enfrentar al estado, el patrón.

La coordinadora nacional CNTE apareció como la gran esperanza y en su primera década, con  Oaxaca como la columna vertebral del movimiento, comenzó a cosechar logros; mejoras salariales, mejores condiciones de trabajo, hasta el grado de controlar en Oaxaca el sistema educativo.

En Oaxaca el patrón cedió todo a la sección 22, la rectoría de la educación la tomó el magisterio y así parecía que la lucha había llegado a su fin y que las condiciones para los maestros y maestras serían ahora diferentes.

Pero la corrupción de las instituciones de gobierno penetro al magisterio y cuando se administra recursos económicos y no hay una política de rendición de cuentas, de vigilancia y trasparencia pero sobre todo cuando se ha perdido el rumbo y la falta de conciencia y el valemadrismo de las bases se conjuga, el resultado es una enorme descomposición.

El magisterio es un sindicato, no olvidemos, y su razón de ser es la de pelear por mejorar las condiciones de trabajo de sus agremiados, lograr las mejores condiciones en el contrato colectivo, negociar cada año los aumentos y conseguir más beneficios.

Eso el magisterio pareció lograrlo y hasta el 2006 con un gobierno federal panista que iniciaba con la tarea de desmantelar el sindicalismo, que al PRI le había servido para mantener el poder, la sección 22 se sentía con la fuerza para enfrentar tal situación y además mantener sus privilegios.

2006 fue una gran lección pero desgraciadamente la lección la aprendieron los gobiernos, el magisterio no atinó a ver que las condiciones habían cambiado, que la política económica había virado y que el sindicalismo era un estorbo, no hablemos de la política educativa, ya que el magisterio cómodamente ha aceptado que la rectoría en este aspecto sea totalmente del estado como lo dice actualmente el artículo 3° constitucional que planes y programas o sea la política educativa es una obligación exclusiva del estado.

Han pasado 10 años desde aquel levantamiento popular que originalmente fue en solidaridad con el magisterio pero la solidaridad no fue reciproca, la guelaguetza no se dio en la política del magisterio y nuevamente la soberbia cegó al magisterio que no tuvo, dicen algunos compañeros, una política para con el pueblo y ni siquiera con sus alumnos y padres de familia.

Mi pregunta es ¿tiene o debe tener un  sindicato una política para con la sociedad? En una lógica marxista si, desde una visión socialista por supuesto, son los trabajadores como dice Marx quienes deben dirigir el movimiento social y ser ellos la vanguardia.

Pero las cosas, lo repito otra vez, han cambiado, las condiciones político y sociales han cambiado y el sistema ha y sigue mutando, el sistema capitalista, neoliberal, globalizado, se ha acomodado y da respuestas diferentes a todo los problemas y no siempre las respuestas parecen ser la correctas pero si logran su objetivo, mantener el sistema de explotación.

Los sindicatos, hablando del país, están todos bajo control, algunos por el gobierno, la gran mayoría, otros por la supuesta oposición que los usa con fines electorales y todos y me atrevo  a decir que todos, en avanzado proceso de descomposición.

El camino que marcó Lenin tomando como base la teoría marxista sigue dando tumbos y retumbos y a casi 100 años de la revolución bolchevique seguimos añorando y testarudamente tratando de seguir el mismo camino, por eso pensamos que en Oaxaca la sección 22 debe ser la que dirija el movimiento social.

¿Cómo podríamos seguir luchando atrás de la 22, ya ni siquiera al lado, cuando su descomposición la ha arrastrado a la derrota? es un harakiri ir a darle un espaldarazo a la 22 cuando sabemos que su política ha sido equivocada y que le sirve únicamente a gobierno para través de ella golpear a los otros sectores.

Desgraciadamente la sección 22 ha cavado su tumba y está pagando muy caro sus errores y es también una soberbia que alguien de afuera pueda hacer lo que miles no pueden hacer adentro, cambiar su política.

Si buscamos culpables ahí están las corrientes que hoy nuevamente arrastran al magisterio al drenaje que es el proceso electoral y no importan a quien apoyen, en el magisterio hay morenos, tricolores, amarillos, de derecha y hasta rojillos que creen que la lucha dada en cualquier terreno es la acertada siempre y cuando se mantenga el discurso incendiario. La agenda y los tiempos lo marca el sistema electoral.

Es tiempo de ver más adelante, de reflexionar pero con una perspectiva amplia, de poner atención a lo que gente pequeña e insignificante hace realmente para cambiar las cosas y que no está esperando la vanguardia ni las masas para avanzar, en América tenemos el ejemplo de los “Sin Tierra” que han construido un referente a nivel mundial teniendo como base su propio sistema educativo que esta mas allá de quien gobierna Brasil; en Colombia el consejo regional indígena del cauca CRIT tiene una organización de más 70 comunidades indígenas organizadas defendiendo su territorio también con un sistema educativo propio y en Bolivia el movimiento por el buen vivir tiene como base la educación.

En México los zapatistas se enfocaron a construir un sistema educativo propio donde ni los maestros de la coordinadora caben y cuando los vemos marchar, sobre todo a esas nuevas generaciones, no son como militantes de un movimiento, sino como integrantes de una comunidad porque son parte de esa comunidad que están construyendo con sus propios esfuerzos y sacrificios; lo mismo pasa en Cherán Michoacán donde los partidos políticos fueron expulsados, ya que vieron que eran ellos los culpables de los problemas y solo sin ellos pudieron caminar.

Es verdad que todos caminos son difíciles de transitar y que nadie tiene la bola de cristal mágica para saber cuál es el correcto pero sí tenemos la capacidad de reflexión y sobre todo una enorme experiencia que nos puede guiar para saber por dónde si y por donde no.

El magisterio perdió la brújula porque perdió la capacidad de reflexión, de crítica y autocritica, los maestros y maestras que se integran lo hacen sin conocimiento de adonde llegan y que es el magisterio, entran sin historia y nadie se las da porque a nadie le interesa.

No solo hablo de los dirigentes, que lo menos que quieren es una base consiente y crítica, es más fácil dirigir a una masa sumisa que a un grupo de individuos consientes y con criterio propio, que ya no serían una masa.

Preparémonos para lo que viene, que será cada vez más duro, aprendamos a organizarnos con quien realmente quiere caminar y se atreva a ver más allá de lo ordinario y lo común, con quién se atreva a imaginar que otro mundo es posible pero es posible si lo construimos nosotros desde abajo y no el mundo que alguien nos quiera imponer.

Nuestro reconocimiento a los maestros y maestras que no dejan de luchar y que no dejan de vivir, porque la vida es la lucha y no solo salir a gritar en una jornada impuesta por otros con fines mezquinos, porque saben que la lucha es diaria, en todos los aspectos de la vida y que las derrotas y los triunfos son también de todos los días pero cualquier derrota es superable si seguimos luchando con una visión revolucionaria y libertaria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s